In Uncategorized

Las preferencias alimentarias de los pequeños se ven influenciadas por la forma en que les ofrecemos los alimentos, por tanto a la hora de preparar las comidas debemos tener en cuenta que la presentación de los platos es clave para que los niños acepten mejor los alimentos.
Un mismo alimento presentado de una forma o de otra puede hacer que el niño lo rechace o no. Es por eso que tenemos que ofrecerles los platos de la forma más atractiva posible, aunque sin enmascarar sabores, para evitar la conocida como neofobia, o miedo a probar alimentos nuevos.

 

La cantidad de alimentos, la mezcla de colores en el plato y hasta la forma en que disponemos los alimentos en el plato influyen en los hábitos alimentarios de los más pequeños. Veamos algunos consejos que debemos tener en cuenta para hacer los platos más atractivos para los niños.
* Muchos colores: cuantos más colores tiene el plato, más atractivo les resulta. Prefieren platos que reúnan hasta seis colores diferentes, a diferencia de los adultos, que prefieren hasta tres colores.
* Variedad de alimentos: es muy importante ofrecer alimentos variados para que el niño se vaya acostumbrando a probar nuevos sabores. Las verduras son las que mayores problemas suelen causar, pero no es bueno camuflarlas, sino combinarlas de forma atractiva sin esconder los sabores.
* Platos no demasiado llenos: los niños muestran preferencia por los platos que no están demasiado llenos, es decir que en los que hay espacios libres. Los platos a rebosar de comida no son recomendables, en cambio, si se sirven pequeñas cantidades siempre está la opción de repetir.
La presentación de los platos es clave para que los niños acepten mejor los alimentos, por tanto seguir estos sencillos consejos y ponerle una buena dosis de imaginación contribuirá a que coman mejor.

Recent Posts

Escribe un comentario

Start typing and press Enter to search